El café puede ponerte alerta con sólo pensar en él; sin tomarlo

0
49

Beber café tiene muchos beneficios, pero también funciona si sólo piensas en un taza deliciosa.

Sabemos que el café tiene ciertos efectos en nuestro cuerpo, por ejemplo: ponernos alerta, mejorar la digestión o acelerar el metabolismo, pero tristemente, consumirlo también tiene sus desventajas, pues puede resultar irritante para el estómago y también podría generar dependencia…

Pero no hablaremos hoy de las consecuencias de beber café en exceso sino de un estudio que afirma que los beneficios de este fruto delicioso, comienza antes de tomarlo, de hecho, antes de olerlo siquiera. 

Un estudio publicado e la revista Consciousness and Cognition y llevado a cabo por investigadores australianos y canadienses, encontró que la sólo acción de pensar en café tiene efectos estimulantes en el cerebro y propicia la concentración en la tarea que se esté realizando, algo que no pasa con el té, que aunque en menor cantidad, también contiene cafeína. 

Lo curioso es que este comportamiento sólo se registró en países occidentales en los que el consumo de café de asocia con el aumento de la productividad, lo que no sucede en lugares como Japón, China y Corea. 

A pesar de que el estudio fue de bajo alcance, Eugene Chan, profesor titular del departamento de mercadotecnia en la Universidad de Monash y Sam Maglio, profesor asociado de mercadotecnia y psicología en la Universidad de Toronto en Scarborough, encargados de la investigación, aseguran que el resultado tiene que ver con otras conductas similares en las que el cerebro reacciona ante estímulos simbólicos o sólo psicológicos; por ejemplo: el estudio que muestra que con sólo ver el logotipo de McDonalds, la gente comienza a sentir ansiedad pues el restaurante de comida rápida ofrece satisfacer el deseo resultante de un estímulo en sólo unos minutos, de forma casi inmediata. 

Al estudiar a los voluntarios, los científicos les cuestionaron sobre una empresa ficticia inmersa en la industria del café mientras su ritmo cardiaco era monitoreado y notaron que las personas que crecieron en contextos donde el café tiene mayor importancia que el té, sufrían un aumento en su ritmo cardiaco además de aportar más ideas a futuro, lo que no sucedió con la otra bebida.  


Dejar respuesta

Por favor, ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí